Gracias a ti Kiosquero, por elegirme el periodico sin los bordes mordidos. Gracias a ti Roscon de Reyes, pues al morderte con algo topé. Gracias a ti Autobusero, por guardar en el bolsillo tu cara malhumorada y brindarme tu mejor sonrisa. Gracias a ti Windows, por dar “Error grave 134g546-A” cuatro veces al dia y no cinco. Gracias a ti Sol, por salir cada mañana. Gracias a ti Amiga Mia, por llamarme simplemente para charlar. Gracias a ti Luna, por telonear cada amanecer. Gracias a ti Albricias, por el color que imprimes en la sorpresa. Gracias a ti Celofán de CDs, que resultas casi imposible, y no imposible del todo. Gracias a ti Gracias, por soportar este sobeteo. Gracias a ti JotaDé, y tus palabras. Gracias a Iker, Neftali, Antonio y Alexander, por ser asi y no asao. Gracias a Mis Manos, por existir y no obligarme a dictar estos escritos. Gracias al que sabe que se las tengo que dar. Gracias.