El doctor, del todo incompetente, me rasgó parte de la nalga derecha. Estaba naciendo. Yo, no él. Con un bisturi (con una tostadora seria una proeza y le daria la mano). A partir de ahi, todo a peor. Leanme, si no un esquimal perderá su sombrilla. Snif.