Quién soy

El que ofrece cigarros a los niños en la puerta del colegio. Con gabardina y sombrero. El que usa auriculares en el metro (si, soy yo). El que tiene ganas de quemar congresos, ayuntamientos, empresas enteras. Por contra, me gusta notar las gotas de lluvia chocar contra mi cara, y la cara de otros, pero a mayor velocidad. Doscientas millas por segundo, por ejemplo. Veo películas sin tuntún previo, pero a veces fallo, y me como unos ladrillos bien hermosos. La culpa es de otros. Seguro. Leo con menor criterio de selección. Os pido ayuda en este aspecto. Suelo reducir las cosas a su mínimo viable, y así resultan facilísimas. Cero conflictos. Todo fluye. Luego viene la realidad para darme una hostia a mano abierta. La zarpa de cualquier imbécil (o grupo de ellos) es alargada. Dejadme en paz, maldita sea. Con amor.